ARTÍCULO DE J.A.PAGOLA

SEMBRAR       

            Al terminar el relato de la parábola del sembrador, Jesús hace esta llamada: “El que tenga oídos para oír, que oiga”. Se nos pide que prestemos mucha atención a la parábola. Pero, ¿en qué hemos de reflexionar? ¿En el sembrador? ¿En la semilla? ¿En los diferentes terrenos?

         Tradicionalmente, los cristianos nos hemos fijado casi exclusivamente en los terrenos en que cae la semilla, para revisar cuál es nuestra actitud al escuchar el Evangelio. Sin embargo es importante prestar atención al sembrador y a su modo de sembrar.

         Es lo primero que dice el relato: “Salió el sembrador a sembrar”. Lo hace con una confianza sorprendente. Siembra de manera abundante. La semilla cae y cae por todas partes, incluso donde parece difícil que la semilla pueda germinar. Así lo hacían los campesinos de Galilea, que sembraban incluso al borde de los caminos y en terrenos pedregosos.

         A la gente no le es difícil identificar al sembrador. Así siembra Jesús su mensaje. Lo ven salir todas las mañanas a anunciar la Buena Noticia de Dios. Siembra su Palabra entre la gente sencilla que lo acoge, y también entre los escribas y fariseos que lo rechazan. Nunca se desalienta. Su siembra no será estéril.

         Desbordados por una fuerte crisis religiosa, podemos pensar que el Evangelio ha perdido su fuerza original y que el mensaje de Jesús ya no tiene garra para atraer la atención del hombre o la mujer de hoy. Ciertamente, no es el momento de “cosechar” éxitos llamativos, sino de aprender a sembrar sin desalentarnos, con más humildad y verdad.

         No es el Evangelio el que ha perdido fuerza humanizadora, somos nosotros los que lo estamos anunciando con una fe débil y vacilante. No es Jesús el que ha perdido poder de atracción. Somos nosotros los que lo desvirtuamos con nuestras incoherencias y contradicciones.

         El Papa Francisco dice que, cuando un cristiano no vive una adhesión fuerte a Jesús, “pronto pierde el entusiasmo y deja de estar seguro de lo que transmite, le falta fuerza y pasión. Y una persona que no está convencida, entusiasmada, segura, enamorada, no convence a nadie”.

         Evangelizar no es propagar una doctrina, sino hacer presente en medio de la sociedad y en el corazón de las personas la fuerza humanizadora y salvadora de Jesús. Y esto no se puede hacer de cualquier manera. Lo más decisivo no es el número de predicadores, catequistas y enseñantes de religión, sino la calidad evangélica que podamos irradiar los cristianos. ¿Qué contagiamos? ¿Indiferencia o fe convencida? ¿Mediocridad o pasión por una vida más humana?

                                                      José Antonio Pagola

     1                                                    3 de julio de 2014

                                                  15 Tiempo ordinario (A)

                                                                         Mateo 13,1-2

 

 

. 3

 

Una respuesta a “ARTÍCULO DE J.A.PAGOLA

  1. SEMBRAR

    La Palabra es un don inmerecido, agua y alimento de vida para todo hombre y mujer,
    semilla de amor, de la cual, se espera los frutos que hagan posible paliar las múltiples y diversas carencias, de tantos seres humanos, para quienes la tierra se ha mostrado hostil, sin opción para una vida digna.

    Es preciso trabajar la tierra hasta hacerla fecunda. De igual modo, la Palabra debe arraigar en el corazón de cada hombre y mujer, el lugar donde fluya la misericordia, hecha sentimiento y gesto.

    No toda palabra viene de Dios como expresión de su voluntad. Es fácil adulterarla según nuestro criterio, acomodarla de manera interesada.

    Jesús define los diferentes espacios y terrenos donde la semilla del amor que su Palabra conlleva pretende echar raíces.

    Desde una actitud superficial, sin interés, “entra por un oído y sale por el otro”, pasando por aquella otra, en la cual, los pájaros, vienen y se comen la semilla, quizá porque los pájaros en su simplicidad la buscan confiadamente, sin ambición alguna, salvo saciar su hambre de creaturas a quienes el Creador provee.

    Echar al vuelo la semilla, de manera despreocupada, pasar indiferentes y dar por hecho, un resultado que aún no conocemos, es cuando menos, no haber entendido la esencia que encierra la Palabra.

    Jesús hizo de la Palabra testimonio de vida; no le bastó anunciarla, sembrarla en el corazón de cada hombre y mujer. Sus obras y gestos fueron siempre por delante, como respuesta a la voluntad del Padre, mediante un amor coherente y entregado.

    Hoy Jesús, sembrador de amor, nos llama a no desentendernos e ignorar la responsable tarea de evangelizar a hombres y mujeres que han perdido la esperanza de hallar la buena tierra, el espacio donde la semilla de amor se convierta en fruto que se prodigue y comparta.

    Hay quienes pueden pensar que la tarea de predicar y difundir la Palabra, es tarea suficiente y no hay que preocuparse de los frutos y resultados.

    Creo honestamente que las palabras del papa Francisco lo dicen todo: coherencia evangélica.

    Nuestro mundo reclama con urgencia testigos creíbles de una Palabra que es vida y amor.

    Me preocupa, si, los resultados, los frutos, su calidad; tengo que cubrir carencias materiales y espirituales, que la vida pone delante de mí cada día, y que yo también necesito.

    Tengo el convencimiento que después de dos mil años de cristianismo, se hace necesario retomar el espíritu fraterno de aquellas primeras comunidades cuya siembra de la Palabra iba acompañada del verdadero espíritu de Jesús, cuya semilla de amor y sus frutos se repartían y ponían en común.

    Pues que así sea y no pongamos vallados al campo, sino que dejemos que todo hombre y mujer tenga su pequeña parcela de buena tierra.

    Este foro es también un pedazo de tierra. Gracias por permitir mi modesta aportación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s