APERTURA DE LA CUMBRE CONTRA LA PEDERASTIA

Esta mañana, jueves, 21 de febrero de 2019, ha comenzado el Encuentro convocado por el Papa para afrontar el problema de los abusos sexuales en la Iglesia, con la “la finalidad de que todos los obispos tengan absolutamente claro lo que se necesita hacer para prevenir y combatir el drama mundial de los abusos a menores”. “Escuchemos el grito de los pequeños que piden Justicia”

Saludo del Papa

“Queridos hermanos: Ante la plaga de los abusos sexuales perpetrados por hombres de Iglesia contra los menores, he pensado interpelarles a ustedes, Patriarcas, cardenales, arzobispos, obispos, superiores religiosos y responsables, para que todos juntos nos pongamos a la escucha del Espíritu Santo y, con docilidad a Su guía, escuchemos el grito de los pequeños que piden justicia.

Pesa sobre nuestro encuentro el peso de la responsabilidad pastoral y eclesial, que nos obliga a discutir juntos, de forma sinodal, sincera y profunda sobre la forma de afrontar este mal que aflige a la Iglesia y a la humanidad.

El santo Pueblo de Dios nos mira y espera de nosotros no las simples y acostumbradas condenas, sino medidas concretas y eficaces para poner en marcha”

Comenzamos, pues, nuestro recorrido armados por la fe y por el espíritu de máxima parresía, de valentía y de concreción. Como ayuda, me permito compartir con ustedes algunos importantes criterios, formulados por las diversas Comisiones y Conferencias episcopales. Son líneas-guía para ayudar en nuestra reflexión y que nos serán entregadas. Como un sencillo punto de partida, que viene de ustedes y regresa a ustedes, y que no obsta la creatividad que debe reinar en este encuentro.

“También en vuestro nombre querría dar las gracias a la Pontificia comisión para la tutela de los menores, a la Congregación para la Doctrina de la Fe y a los miembros del comité organizado por el excelente trabajo realizado para preparar este encuentro. Muchas gracias

Por último, pido al Espíritu Santo que nos sostenga en estos días y nos ayude a transformar este mal en una oportunidad de reconocimiento y de purificación. La Virgen María nos ilumine, para intentar curar las graves heridas que el escándalo de la pederastia ha causado en los pequeños y en los creyentes.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s