Archivo de la categoría: Foros y Opinión

Lugar para las preguntas y opiniones relacionadas con la Parroquia, la Iglesia y la Fe Cristiana.

ARTÍCULO DE J.A.PAGOLA

¿EN QUÉ HEMOS DE CAMBIAR?

No es difícil resumir el mensaje de Jesús: Dios no es un ser indiferente y lejano, que se mueve en su mundo, interesado solo por su honor y sus derechos. Es alguien que busca para todos lo mejor. Su fuerza salvadora está actuando en lo más hondo de la vida. Solo quiere la colaboración de sus criaturas para conducir al mundo a su plenitud: «El reino de Dios está cerca. Cambiad».

Sigue leyendo

ARTÍCULO DE J.PAGOLA

LO PRIMERO

Algunos ambientes cristianos del siglo I tuvieron mucho interés en no ser confundidos con los seguidores del Bautista. La diferencia, según ellos, era abismal. Los «bautistas» vivían de un rito externo que no transformaba a las personas: un bautismo de agua. Los «cristianos», por el contrario, se dejaban transformar internamente por el Espíritu de Jesús.

Sigue leyendo

ARTÍCULO DE J.A.PAGOLA

EXPERIENCIA PERSONAL

El encuentro con Juan Bautista fue para Jesús una experiencia que dio un giro a su vida. Después del bautismo del Jordán, Jesús no vuelve ya a su trabajo de Nazaret; tampoco se adhiere al movimiento del Bautista. Su vida se centra ahora en un único objetivo: gritar a todos la Buena Noticia de un Dios que quiere salvar al ser humano.

Sigue leyendo

ARTÍCULO DE J.A.PAGOLA

VOLVER A BELÉN

En medio de felicitaciones y regalos, entre cenas y bullicio, casi oculto por luces, árboles y estrellas, es posible todavía entrever en el centro de las fiestas navideñas «un niño recostado en un pesebre». Lo mismo sucede en el relato de Belén. Hay luces, ángeles y cantos, pero el corazón de esa escena grandiosa lo ocupa un niño en un pesebre. Sigue leyendo

EL PAPA ANTES DEL ÁNGELUS

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días! En este cuarto y último domingo de Adviento, el Evangelio (cf. Mt 1,18-24) nos guía hacia la Navidad a través de la experiencia de José, de San José, una figura aparentemente en segundo plano, pero en cuya actitud está encerrada toda la sabiduría cristiana. Él, junto con Juan el Bautista y María, es uno de los personajes que la liturgia nos propone para el tiempo de Adviento; y de los tres es el más modesto. Uno que no predica, que no habla, pero trata de hacer la voluntad de Dios; y la cumple al estilo del Evangelio y de las Bienaventuranzas: «Dichosos los pobres de corazón, porque el Reino de Dios les pertenece» (Mt 5,3). Y José es pobre porque vive de lo esencial; trabaja, vive del trabajo, es la pobreza típica de aquellos que son conscientes de depender en todo de Dios y en Él depositan toda su confianza.

Sigue leyendo

ARTÍCULO DE PAGOLA

¿NO NECESITAMOS A DIOS ENTRE NOSOTROS?

Hay una pregunta que todos los años me ronda desde que comienzo a observar por las calles los preparativos que anuncian la proximidad de la Navidad: ¿Qué puede haber todavía de verdad en el fondo de esas fiestas tan estropeadas por intereses consumistas y por nuestra propia mediocridad?

No soy el único. A muchas personas las oigo hablar de la superficialidad navideña, de la pérdida de su carácter familiar y hogareño, de la vergonzosa manipulación de los símbolos religiosos y de tantos excesos y despropósitos que deterioran hoy la Navidad.

Sigue leyendo

EXPERIENCIA Y SABIDURÍA DE LOS ANCIANOS

Queridos amigos, os doy las gracias por lo que hacéis en el campo de la promoción de los ancianos. Sed en todas partes una presencia alegre y sabia. Mañana la Iglesia empieza a rezar en preparación de la Navidad invocando la sabiduría, el día de la sabiduría, invocando la sabiduría. Necesitamos la sabiduría y la experiencia de los ancianos para construir un mundo más respetuoso de los derechos de todos. Seguid llevando con valentía vuestro precioso testimonio a los diferentes ambientes en los que trabajáis.

Por mi parte, os acompaño con mis oraciones e invoco sobre vosotros y sobre vuestros propósitos y proyectos de bien la bendición del Señor. Y, por favor, hablad con los jóvenes, pero no para reñirles, no: para escucharlos y luego sembrar algo. Este diálogo es el futuro. Y no os olvidéis de rezar por mí. ¡Gracias!

Del discurso a LA TERCERA EDAD, 16 diciembre 2019